martes, 24 de abril de 2007

Libros viejos y usados en La Habana vieja

De miércoles a sábado podemos ver como libreros ambulantes exponen sus títulos en la Plaza de las Armas, la más antigua de La Habana. Esta plaza data del siglo XVI y es un paso incesante de turistas.


Los libreros que venden sus libros en esta plaza se acogen a una fórmula legalizada de trabajo autónomo, pero tienen un gran handicap porque no tienen seguridad social. Eso sí, pagan una licencia como trabajadores de cuenta ajena de 24 pesos cubanos (unos 27 dólares). Ahora además se enfrentan a una gran incertidumbre porque hay un proyecto para que sus puestos callejeros sean trasladados a locales cerrados.


Entre los libreros podemos encontrar a una mujer que heredó el oficio de su madre y que ya lleva doce años vendiendo centenares de libros en la plaza, o a un matrimonio, abogada ella y mecánico de aviación él, que no piensan volver a sus profesiones y prefieren seguir vendiendo libros aun a costa de irse muchos días con ninguna venta. Hablando entre muchos de estos libreros sabemos que no todos los libros se venden a turistas, sino que también tienen a muchos clientes fijos cubanos a los que les guardan libros de escritores cubanos que viven fuera (en el exilio) o aquellos cuya impresión y venta legal están prohibidas por el régimen cubano comunista. Estos libros no son expuestos directamente en los estantes ambulantes pero reconocen que nunca han tenido ningún problema por parte de la autoridad. "Quizás por ser un sitio turístico", dice un librero.


Por lo general los precios de los libros son muy bajos para los turistas pero para los cubanos significan un gran desembolso. Los turistas compran fundamentalmente libros relacionados con todo lo que signifique comunismo en Cuba (el Ché, la Revolución, ...) y libros de santería. Los libros más antiguos, fundamentalmente del siglo XIX, también se pueden encontrar a precios de auténtica ganga (hasta unos 30 dólares). En general, lo que más busca el cliente en estos puestos de la Plaza de las Armas son libros relacionados con el folklore afrocubano y libros sobre la historia de Cuba.


Más información:
Los misterios de la Plaza de Armas, por José Hugo Fernández

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hubo un tiempo en el que me parecía inmoral comprar libros cubanos antiguos. Lo sentía como un despojo al País o un aprovecharse de la necesidad de algunos cubanos con maravillosas librerías vendidas lentamente para comprar comida o cubrir necesidades primarias. Más tarde, cuando vi el estado de indiferencia y abandono en que se destruyen en el mayor desinterés joyas bibliograficas del XVII, XVIII, XIX y XX, primeras ediciones, libros curiosos, etc. decidí comprar los que estuvieran dentro de mis posibilidades. Poco a poco he ido, en distintos viajes, formando una selección que cuido con el mayor esmero y que disfruto como algo excepcional.
Es lamentable que tengamos que ser los visitantes quienes, para conservar esas volúmenes, tengamos que llevarlos tan lejos del País. En fin, miserias humanas. Si digo que ahora ya no me produce desasosiego ni ningún escrúpulo moral. De no ser por esos compradores se hubiesen destruido ya tantos y tantos.....así al menos sobreviven, aunque sea lejos.

Anónimo dijo...

Realmente es una pasión la lectura de obras antiguas y definitivamente la plaza es un lugar al que quiero regresar más que al mismo Varadero que fue el destino original por el que pague... Felicito a quienes conservamos tan bellas joyas en los diferentes países del mundo.

Genericas Image Banner 336 x 280
Loading...