lunes, 28 de mayo de 2007

Un librero protesta con la quema de sus libros usados


Aunque parezca mentira es del todo cierto. El librero Tom Wayne, propietario de la tienda de libros usados Prospero's Books en Kansas City (Missouri), no ha tenido otra forma más original de llamar la atención que realizando una quema de parte de sus libros usados.

Después de una década almacenando libros decidió, ante la falta de espacio, donar sus libros a las bibliotecas. La respuesta de estas fue que no querían los libros porque las bibliotecas ya estaban llenas.

Ayer domingo Wayne empezó a quemar sus libros como protesta por la falta de atención pública a los libros y por la pérdida año a año de los clientes. “Esta es la pira funeral para el pensamiento en los Estados Unidos de hoy'’, decía mientras quemaba los libros. A los 50 minutos los bomberos apagaron el fuego provocado dado que no tenía permiso para quemar. Tom Wayne ha dicho que no va a desistir y que volverá a quemar el resto de sus libros (unos 20.000), pero esta vez con permiso.

Entre los libros que pueden acabar en cenizas se pueden encontrar todo tipo de libros: La caza del Octubre Rojo de Tom Clancy, La hoguera de las vanidades de Tom Wolfe, o títulos raros como uno que trata sobre la Cuarta Conferencia Panamericana que se celebró en Buenos Aires en 1910.

Hoy mismo el librero ha publicado una carta abierta en su página en MySpace, en la que todo parece indicar que todo este montaje ha sido un señuelo propagandístico para deshacerse de los libros sacándoles algún que otro dólar. "Tú puedes salvar estos libros de las llamas", dice. En su carta propone dos modos de solidarizarse con su protesta. La primera sería hacer eco de la noticia a través de blogs u otros medios de comunicación. Y la segunda, cómo no, sería comprando los libros por un dólar más los gastos de envío.



Fotos de Associated Press

Genericas Image Banner 336 x 280
Loading...