sábado, 29 de marzo de 2008

Rescatando manuscritos en griego del Nuevo Testamento

El verano pasado el Centro para el Estudio de los Manuscritos del Nuevo Testamento (CSNTM) encontró un verdadero tesoro durante un viaje a Albania. Cada año generalmente se descubren dos o tres manuscritos del Nuevo Testamento en el griego original, pero lo del año pasado en Albania fue una auténtica sorpresa.

De los 13 manuscritos que se conocían en Albania solo dos habían sido fotografiados en microfilm con anterioridad y el Doctor Daniel B. Wallace, director de CSNTM, recibió el permiso para enviar un equipo de cuatro hombres a Albania a fotografiar los manuscritos con un equipo digital de alta tecnología. Al final de su primer día de trabajo, los técnicos, descubrieron que en realidad había más de los 13 manuscritos conocidos. Había 47 manuscritos del Nuevo Testamento y al menos 17 eran desconocidos.

El manuscrito más antiguo de la colección es Codex Beratinus, escrito en el siglo VI y que contiene solamente los Evangelios de Mateo y Marcos. Un códice es el primer formato al estilo del libro y que vino a sustituir los rollos y las tablas de cera de las épocas anteriores.

Entre otros hallazgos se encontraban cuatro manuscritos, que datan del siglo XI, que proveen información de la historia que aparece en la mayoría de las Biblias de hoy en San Juan sobre la mujer que fue sorprendida en el adulterio, una historia de la que muchos eruditos dudan su autenticidad.

En sus cinco años de la existencia, el CSNTM ha fotografiado los manuscritos en lugares como Estambul (Turquía), Patmos (Grecia) y Muenster (Alemania). Hasta la fecha, unos 5.700 manuscritos que contenían cerca de 1.3 millones de páginas se han catalogado.

Inicia la IV Feria del Libro Viejo y Antiguo de Zaragoza

La Asociación de Libreros de Viejo y Antiguo de Aragón (ALVADA) organiza la cuarta edición de la Feria del Libro Viejo y Antiguo de Zaragoza. Doce librerías procedentes de Huesca, Zaragoza, Madrid, Navarra y Valencia tendrán instaladas sus casetas en la Plaza Aragón desde hoy y hasta el próximo 13 de abril.

El horario será de lunes a domingo de 11 a 14 horas y de 17 a 21.00 horas, alargándose hasta las 21.30 horas los viernes y sábados.

Las librerías presentes en el evento, y que dispondrán de alrededor de 40.000 títulos, son: Prólogo, Luces de Bohemia, Epopeya, Ruzafa, Maestro Gozalbo, Al Tossal, Recuerdos, Salambó, Basílica, Asilo del Libro, García Prieto y Libros con Historia.


martes, 25 de marzo de 2008

Robo en la Muestra del Libro Antiguo de Milán

El primer día de la XIX Muestra del Libro Antiguo de Milán se tiñó de negro cuando, durante los primeros 20 minutos de caos del inicio de la muestra, un ladrón consiguió pasearse entre los stands y robar dos incunables valorados en 24.000 y 6.000 euros.

El libro más valioso es un pequeño libro con sibilas y oráculos que había traído al evento la librería anticuaria Philobiblon con sedes en Roma, Milán y Londres. Está escrito por un teólogo siciliano de la segunda mitad del Cuatrocientos, Filippo de Barberis, e impreso por el primer tipógrafo italiano, Filippo de Lignamine. Es una edición muy rara de la que sólo existen dos ejemplares. El ladrón sabía muy bien lo que se llevaba puesto que en la vitrina donde estaba el libro había otros muchos volúmenes de precio considerablemente menor. El único consuelo del propietario de la librería es que tenía asegurado el libro.

Sin embargo, el otro libro robado, el De triplici vita de Marsilio Ficino, no estaba asegurado por el librero Giuseppe Solmi, de Ozzano Emilia (Bologna). Se trata de un pequeño libro de medicina de la Escuela Médica Salernitana, sin ilustraciones e impreso en París en 1506.

Intercambio de libros usados en Amurrio

La biblioteca de Amurrio (Álava) organizará el próximo 2 de abril un novedoso "mercadillo". Se ha convocado a todos los vecinos para que estos días depositen sus libros usados en el local de La Casona. A cambio, recibirán un vale que les servirá para poder llevarse un ejemplar a casa el próximo 2 de abril. En esa fecha, todos los libros depositados podrán ser retirados por las personas que tengan un vale. La idea está abierta a todo tipo de libros, y como se pretende incentivar la afición por la lectura entre los más pequeños, también se admitirán cuentos y cómics.

martes, 18 de marzo de 2008

La mítica librería Shakespeare & Co. de París

En una labor de recuperación de lo escrito por la red rescatamos el artículo escrito en 2002 por Jorge Pinedo en Página/12 sobre la mítica librería Shakespeare & Co. en el Barrio Latino de París:



Suerte de informal academia de las letras inglesas en pleno París, la librería Shakespeare & Co. alberga en sus tres plantas un plus que excede el mero expendio de papel impreso. Por lo pronto, allí es difícil, imposible, ir en busca de un libro. Por el contrario, es más factible que el libro encuentre al lector, de inmediato desorientado entre las estanterías dispuestas sin orden ni lógica predecible: parecería como si los volúmenes fueran acomodándose a medida que van llegando, según una lógica indiscernible, sin arreglo alfabético, temático o genérico. Salvo que el experto vendedor se haya alguna vez, por azar, topado con el título exigido, es más que improbable hallarlo. La aventura por el absurdo, sin embargo, bien vale la pena.

Pues en “La Shakespeare” (para los habitués) no hay empleados despachantes sino expertos que comprometen su cuerpo con la literatura, literalmente. En efecto: el conjunto de los jóvenes de habla inglesa que allí trabajan, en el mismo lugar duermen y se alimentan. Sus lechos, roperos, espejos y hasta gatos intentan –vanamente– esconderse entre las pilas de libros, de modo que no es extraño ver aparecer en pijama un huésped-vendedor mientras se recorren los estrechos pasillos entre los anaqueles.

Personaje más que curioso, el estadounidense George Whitman (ningún parentesco con Walt) adoptó como política, desde 1956, un sistema precapitalista de prestaciones y contraprestaciones de acuerdo con el cual brinda (pintoresco, precario, subyugante) alojamiento y un guiso nocturno a cambio de cierto compromiso laboral. Este acuerdo consiste en atender la librería y discutir los propios escritos con los cofrades. Lejos de haberse constituido en un tugurio de marginales, La Shakespeare supo convertirse en un sitial privilegiado, especie de Sorbonne paralela, con el lustre de haber sido alguna vez habitada por escritores negros (Wright, Baldwin, Himes), blancos desteñidos como Burroughs y Ginsberg y, cómo no, Julio Cortázar. La demanda de empleo oportunamente llevó a Whitman a adquirir el edificio lindero y habilitar otras comodidades (allí se cuecen las tertulias gastronómicas noctámbulas) y ampliar el horario hasta altas horas de la noche para su nutrido séquito de narradores, ensayistas, investigadores y letrados surtidos de inclasificable laya.

Ubicada frente al Sena, en las mismas puertas del Barrio Latino y mirando la popa de Notre-Dame, Shakespeare & Co. es nominalmente heredera de la librería del mismo nombre fundada en 1921 por Sylvia Beach en el Nº 12 de la rue de l’Odeon. Fue ella quien, nada más ni nada menos, osó editar por vez primera el Ulises de James Joyce y albergar a nómades y exiliados como Hemingway, Ezra Pound, Ford Madox, Gertrude Stein, T.S. Eliot, Sherwood Anderson o George Antheil. Cerrada en 1941 ante la ocupación nazi, tres lustros después recién pasó a manos de George Whitman, quien recuperó –hay quien afirma que con creces– el espíritu de la original. El viejo George se vale para ello de un desopilante humor, esa notable ideología anarco-monárquica; profunda sapiencia sobre literatura en general, inglesa en particular, y el manejo de al menos siete idiomas. Entre éstos, domina con presteza el cordobés poco erudito (su frase preferida: “Porteños hijos de puta, váyanse al carajo...”), con sonrisa cómplice y tonada típica incluida, confesamente adquirida -asegura– por transmisión sexual.

Es de rigor salir de la librería habiendo comprado algo, aunque más no sea el muy prolijo folleto que narra la historia de la librería desde los tiempos de Sylvia Beach. Los módicos cuatro euros del impreso suelen superar lo que cuesta cualquiera de los libros usados. Incunables, clásicos, bestsellers, guías, técnicos, infantiles, diccionarios, todos juntos sumados en una experiencia que transforma al coleccionista de libros en obligado flanêur.

Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Valladolid

Desde hoy 18 de marzo y hasta el próximo 6 de abril se celebrará la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Valladolid, a la que acudirán en esta ocasión 20 librerías procedentes de hasta diez ciudades diferentes (León, Ponferrada, Burgos, Salamanca, Madrid, Navarra, Valencia, Alicante, Granada y Gijón).

La Feria, organizada por la Asociación de Libreros de Castilla y León, ALVACAL, constará con cerca de 100.000 títulos diferentes que abarcarán todas las épocas, desde incunables hasta libros actuales ya descatalogados. Además habrá la posibilidad de admirar un ejemplar de la primera gran edición ilustrada del Quijote impresa en España, salida de la imprenta de Joaquín Ibarra e ilustrada por los grandes maestros de la época en el dibujo y el grabado, bajo encargo de la Real Academia Española.

El pregón de la Feria, con el título La Importancia del Libro Antiguo, será pronunciado por el escritor José Manuel Parrilla y del mismo serán impresos 500 ejemplares numerados en una edición de alta calidad y para distribuir gratuitamente. Asimismo se instalará una jaima de información de la Feria y de la Villa del Libro de Urueña.

lunes, 17 de marzo de 2008

La Muestra del Libro Antiguo de Milán este año

Se ha celebrado la XIX Muestra del Libro Antiguo de Milán desde el 14 al 16 de marzo organizada por Publitalia y la Fundación Biblioteca di via Senato.


Manuscrito de 16 páginas perteneciente a la Divina Comedia

Lo más interesante que hemos podido encontrar en esta edición es un manuscrito del siglo XIV de la Divina Comedia con los diez cantos del Infierno en un folio doblado en ocho hojas (16 páginas), presentado por la libreria "Ai due Santi" de Padova; una edición príncipe del año 1561 de La historia de Italia de Francesco Guicciardini, expuesta por "Carattere" de Milán; una selección de poesías eróticas en una edición muy rara con encuadernación del siglo XVIII, Amore ed eros in piccanti ma raffinati versi, expuesta por la librería "Il Polifino" de Milán; una rarísima edición original de 1748 en francés del El espíritu de las leyes de Montesquieu, también en "Il Polifino"; y un raro y único volumen que contiene dos obras de Tommaso Campanella: la primera es la Realis philosophiae epilogisticae que contiene la edición original de la Ciudad del Sol y la segunda es el Astrologicorum, presentada por la librería londinense "Meda Riquier Rare Books".



Historia de Italia, de Francesco Guicciardini




Ciudad del Sol, de Campanella

Además la librería "Pontremoli" de Milán homenajeó el Futurismo presentando una selección de 300 obras nunca expuestas y procedentes de la biblioteca del pintor y escultor italiano Osvaldo Barbieri, conocido como Bot.

Este año la feria tuvo una sección especial para el libro de Pinocho de Carlo Collodi y para ello se han reunido algunas ediciones raras de este libro. En Italia es el segundo libro más editado en el último siglo después de la Biblia, y uno de los más ilustrados, con cerca de 300 ilustradores solo en Italia. Habrá una muestra con ediciones italianas y extranjeras del libro desde 1881 hasta nuestros días.

BookMooch sigue subiendo

Hace casi un año os hablabamos de BookMooch, la red de intercambio de libros usados. Poco a poco se va extendiendo esta red y ya llega a 64.000 usuarios.

Recordamos que para participar solo hay que estar dispuesto a dos cosas: primero, a deshacerse de unos cuantos libros, y segundo, estar dispuesto a correr con los gastos de envío del libro que nos pida otro usuario. A cambio nunca hay que pagar por los libros que uno recibe de cualquier parte del planeta.

El único problema es que, por ahora, la gran mayoría de los libros están escritos en inglés. Hay unos 183.000 en el idioma de Shakespeare por unos 4.000 en francés y tan solo 1.400 en español.

domingo, 16 de marzo de 2008

Sobre los libros usados en Ecuador

Leemos en el diario ecuatoriano El Comercio del día de hoy un magnífico reportaje sobre el mundo de los libros usados en Ecuador.

Por su interés para nuestros lectores bloggeros reproducimos el reportaje, escrito por el redactor Diego Cazar Baquero, a continuación:

"El buscador sigue el rastro del libro ‘Historia del Reino de Quito en la América Meridional’, del P. Juan de Velasco.

Al entrar en la Librería Nacional, en la esquina suroriental de las calles García Moreno y Olmedo, se encuentra en un pequeño habitáculo cuyas altísimas paredes lucen cubiertas de libreros repletos. No hay mucho espacio para caminar ahí dentro. El piso de madera cruje y se hunde un poco mientras el buscador otea las vitrinas y recibe los guiños de un par de lomos azules, donde lee ‘Los miserables’, de Víctor Hugo. Entonces sabe que su estancia se ha vuelto adictiva.

Detrás del mostrador, un hombre algo mayor, pequeño y robusto, contempla desde un banquito y murmura: “Ya son pocos los que leen... si supieran que aquí no hay nada en comparación con lo que tengo adentro”. Es Julio Álvarez, propietario del lugar. Lleva 30 años dedicado a los libros usados, a pesar de que el negocio ya no es rentable. Prefiere la literatura ecuatoriana y los textos históricos.

Si el comprador le simpatiza, si encuentra con él algún tipo de empatía gracias a su “olfato de hombre de cultura”, este anfitrión le ofrece cruzar detrás de esas cuatro paredes. Sus pasos cortos, firmes, son la guía para descubrir que el local de libros es apenas un lunar de la inmensa casona.

El buscador recuerda los cuadros laberínticos del holandés M. C. Escher: un universo de pasillos, balcones, pisos falsos, puertas y escaleras; una puerta que lleva a otra, habitaciones cuyas llaves se han perdido, y el gran tesoro oculto: casi 20 cuartos llenos de libros. Montañas de hasta dos metros de alto, entre polvo y polillas. “Esta es la casa misteriosa y la de los libros que no valen nada”, dice Álvarez con ironía, y muestra los ejemplares originales de la ‘Historia del Ecuador’, escrita por González Suárez, las ‘Catilinarias’ (1880), de Juan Montalvo, o la ‘Historia de Colombia’, cuya escritura fue ordenada por el mismísimo Simón Bolívar y publicada en 1827.

El buscador procura no perder de vista un solo centímetro, seguro de que -entre uno que otro Cuauhtémoc Sánchez y más polillas- hallará más de lo que buscaba.

Más escaparates

Ni antigua ni tradicional, la librería La Maga (en la 18 de Septiembre, entre Amazonas y 9 de Octubre) es uno de los nuevos escaparates donde el peso del tiempo es un atractivo olor a humedad y manchas amarillentas sobre las pastas de cuero. El pasado, como criaturas invisibles, emerge de entre las páginas al abrir un libro.

Martha Guerra, su dependienta, es la encargada de negociar los precios de cada objeto. Una edición de ‘Cumandá’, del ambateño Juan León Mera, fechada a 1943, cuesta USD 12, con posibilidad de regatear. En sus primeras páginas consta una carta suya dirigida “al Excmo. Señor director de la Real Academia Española”, a 10 de marzo de 1877. “Por el año de edición, entre USD 10 y USD 12 le cuesta este”, asegura Guerra. “Aquí vienen muchos abogados -dice- buscando libros de historia del Ecuador o de Historia Universal”.

Enseguida, da la bienvenida a un cliente. “¿Tiene guías para catar vinos?”, le pregunta el hombre. Martha no tarda en conseguir lo que él busca y pide USD 10 por el ejemplar. Él le ofrece USD 5. “No menos de USD 9”, sentencia ella, y la transacción se consuma.
La Santa Biblia, en braile, ‘Obras completas’, de Moliére; ‘Memorias de ultra-tumba’, “por el vizconde de Chateaubriand, traducida al castellano. Tomo I. Madrid, 1849”, son algunos de los ejemplares que más llaman la atención. Un sello casi desvanecido por los años da fe de que alguna vez un tal Luis Alberto Jaramillo fue el dueño de ‘Memorias...’.

A pocas cuadras de La Maga, en la San Gregorio y 10 de Agosto, está la librería Andreíta (hasta hace cuatro años se llamó Aprendamos, funcionaba en la 9 de Octubre y Patria). Un rótulo sobre la acera reza: “Compra, venta, alquiler. Libros usados”. Su propietario, Gabriel Chiluisa, de 45 años, es un heredero del oficio. Su padre atendía en un local de la terminal de Cumandá, cuando él era apenas un crío. Desde entonces, no abandona la pasión “por vender barato porque la gente no puede comprar libros nuevos tan caros”.

Chiluisa usa un sistema propio “de rebajas”: fija un precio cuando los vendedores le entregan sus libros y cada cierto tiempo lo baja, hasta que lleguen a un estante, en el centro de su local, a un precio de USD 0,50. Según él, los libros técnicos, los de autoayuda y filosofía oriental tienen mayor rotación. Osho cuesta hasta USD 7, Paulo Coelho, USD 4, mientras que una edición de 1945 de las poesías completas de José Joaquín de Olmedo está valorada en USD 3, y nada menos que ‘Trópico de Cáncer’, de Henry Miller, cuesta USD 6. “Yo trabajo de acuerdo a la demanda”, explica Chiluisa.

El buscador

Cuatro horas después de iniciar su pesquisa, el buscador ha escuchado casi toda la historia de vida de don Julio, quien reconoce como sus maestros a los libreros de su niñez, Humberto Santamaría y Ernesto Villagómez. “Yo soy un mecenas pobre, un loco enamorado de la música y de mis libros”, le ha dicho Álvarez.

El buscador ya tiene en sus manos un ejemplar encuadernado de la ‘Historia del Reino de Quito...’, por USD 20, los dos tomos de ‘Los miserables’, por USD 10; ‘La Hojarasca’, de García Márquez, por USD 2; los dos tomos de ‘Guerra y paz’, de Tolstoi, por USD 10, y su adicción le lleva a hurgar unas horas más en los libreros de las tradicionales ‘huecas’ de la Oriente y Vargas.

Algunos sitios de libros usados son también anticuarios

Muchas de las librerías de la ciudad, dedicadas al negocio del intercambio, alquiler, compra y venta de libros usados, también disponen en sus vitrinas un determinado ‘stock’ de antiguedades y otras curiosidades. La Maga vende radiotransmisores de los años cuarenta y cincuenta, vitrolas, cámaras fotográficas o reproducciones falsas de piezas arqueológicas, como ‘souvenirs’, especialmente para turistas.

Julio Álvarez, de la Librería Nacional, es un ferviente coleccionista de estampillas y monedas de todo el mundo. Sabe con quién hacer sus negocios y conoce bien qué parte de su inmensa mercadería puede vender y cuál debe conservarse.

Gabriel Chiluisa, de la librería Andreíta, ofrece discos de acetato de 33 y de 45 revoluciones, usados, con éxitos de la primera mitad del siglo pasado. Los precios son negociables en cualquiera de estos locales. La pasión, quizás, es la misma.

Otros escaparates

Selemar, en la Benalcázar 4871 y 24 de Mayo; Multilibros J.V.C., en la 10 de Agosto, frente al Consejo Provincial, y en las calles Oriente Oe3-136 y Vargas; la librería Curicó, en la 6 de Diciembre y Colón.

En la Calamay Juan León Mera funciona la librería Confederate bookstore, de Bill Grok. Ofrece libros sobre Latinoamérica escritos en inglés. (billgrok@hotmail.com)

Buenos Aires o La Habana son ciudades en las que tanto los espacios públicos como centros privados permiten desarrollar el oficio."

Se decide el destino de la colección de libros Márquez Escobar

Al realizar unas obras en la vivienda de los Márquez Escobar en Torrox (Málaga) se encontraron, tras un muro, decenas de libros antiguos. Había manuales del siglo XVI para la elaboración de vinos, crónicas de viajes del siglo XVIII y novelas del siglo XIX, con obras de autores malagueños como el escritor y periodista Manuel Martínez Barrionuevo (nacido en el propio Torrox), Narciso Díaz de Escovar o el poeta Salvador Rueda.

La familia Márquez Escobar llegó a Torrox en 1649 y sus descendientes siempre han ocupado en la localidad profesiones con cierta relevancia como pueden ser las de notarios, médicos o abogados.

En estas últimas semanas se han ultimado los contactos con diferentes organismos que podrían finalmente albergar en su depósito la colección de libros de la familia Márquez Escobar. Hasta ahora tres han sido los organismos interesados en esta colección: la Biblioteca Nacional de Madrid, el Archivo Histórico Díaz-Escovar de Málaga y el Archivo Histórico Provincial de Málaga.
El objetivo de estos contactos es asegurar la conservación de la colección en el futuro.

Feria del Libro Antiguo y de Ocasión en Albacete

La edición número 29 de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Albacete se celebrará en el Paseo de la Libertad entre el 28 de marzo al 13 de abril. El Ayuntamiento de Albacete ha elegido estas fechas como las más idóneas a fin de no coincidir con la Semana Santa.

Al menos 16 librerías podrán vender libros antiguos, usados o de ocasión en los 180 metros lineales de exposición de libros que se instalarán en dicho paseo albaceteño.

lunes, 10 de marzo de 2008

Dos extraños libros antiguos han sido hallados en China

Los Tujia son una etnia minoritaria china con su propia lengua, el idioma tujia, pero sin ningún lenguaje escrito conocido. Sin embargo, unos libros antiguos escritos en un mismo lenguaje desconocido han sido hallados en el condado autónomo de Youyang, junto a las fronteras de las provincias de Hunan, Hubei, Guizhou y de la ciudad Chongqing. Hasta ahora nadie ha conseguido leer estos libros antiguos en los últimos dos años.

El periódico Chongqing publicó el 15 de febrero el relato de Zhou Yongle, de 38 años, quien llegó a la ciudad Yiju en el invierno de 2006, a comprar antigüedades. A un agricultor le compró una pila de libros antiguos y se los llevó a casa. Cuando ordenaba los libros comprados, le llamó la atención un libro encuadernado con hilo.

Este libro antiguo fue hecho con más de veinte piezas de pergamino, que era usado comúnmente en la zona montañosa de Wuling. Los caracteres arreglados verticalmente en el pergamino conservan una notable semejanza con los caracteres chinos tradicionales. Escritos con pinceles, la letra es cuidadosa y fuerte. Para gran sorpresa suya, no pudo reconocer ninguna de las palabras. Se quedó estupefacto.

Con una observación detallada, Zhou Yongle encontró caracteres chinos al lado de cada palabra, en las que antes no se había fijado. Los pequeños caracteres chinos parecían servir como notas al pie de páginas o traducciones. Según las traducciones de los caracteres chinos, el libro debería titularse “Tres Caracteres Clásicos Antiguos”.

A pesar de que Zhou Yongle consultó tales caracteres clásicos chinos en divresas fuentes y diccionarios no logró ningún resultado.

Aquí no termina la historia. En la primavera y verano de 2007, todos los residentes de la antigua ciudad de Gongtan fueron evacuados debido a la construcción de una presa. Zhou fue a una antigua casa a comprar antigüedades. Un libro antiguo sin tapa llamó su atención: los caracteres de este libro eran idénticos a aquellos del primer libro descubierto.

Después de comprar el libro, Zhou lo examinó minuciosamente y encontró que era un libro antiguo usado como diccionario, con páginas combinadas con hilo, y con los caracteres arreglados verticalmente. Escrito con pinceles, se compone de grandes caracteres, similares a aquellos del otro libro antiguo. Los pequeños caracteres en chino escritos bajo las palabras con contenido, servían como notas al pie de página. La comparación entre los dos libros reveló que los caracteres de ambos correspondían al mismo sistema de escritura, junto con las notas al pie en caracteres chinos. Basados en la semejanza, Zhou concluyó que los dos libros fueron escritos en el mismo idioma.

Zhou comentó, “Los Tujia son reconocidos ampliamente como una minoría étnica con su propio idioma hablado, pero sin idioma escrito. Si nosotros pudiéramos desenmarañar el misterio de estos libros indescifrables, encontrados a lo largo del río Wu, y si pudiéramos probar que son palabras usadas por los Tujia, éste sería un gran descubrimiento para la cultura tujia”.

Información procedente de una noticia extraída del diario chino La Gran Época.

miércoles, 5 de marzo de 2008

El librero de viejo de los mercadillos

En la sección de Opinión de El Periódico de Extremadura del día de ayer, en la sección de Cartas al Director, un lector envía una misiva contandonos el caso de un librero de viejo que vende en los mercadillos de Badajoz.

Según cuenta este lector en los dos mercadillos de Badajoz, que se celebran los martes y los domingos, existe un puesto peculiar entre los muchos que habitualmente forman un mercadillo. Se trata del puesto de Jacinto Jiménez González, un vecino de la pedanía de Villafranco del Guadiana en Badajoz, que se dedica a la compra-venta de libros antiguos, usados y de ocasión.

Aunque tiene puesto en el mercadillo de Badajoz también es posible contactar con él a través de las últimas tecnologías. En su tarjeta de visita nos deja su correo electrónico (jimenezlibros@hotmail.com), y nos informa que también "Paso a domicilio".

Genericas Image Banner 336 x 280
Loading...